El principio

Todos los principios son difíciles.

El de este blog también, por supuesto.

La idea en principio era sencilla. Una reflexión diaria, gráfica, textual o fotográfica. ¿Con formato de columna periodística, quizá?

Lo primero es lo primero: el título. Mi anterior blog se llamaba (bueno, se llama; creo que todavía lo voy a mantener abierto un tiempo) «Lágrimas en la lluvia». Muy poético, si. Y melancólico. Y con el toque friki de la cita a Blade Runner. Era perfecto, ¿que no?

Pues no. Sigue leyendo